Crear una empresa en 8 pasos

Crear una empresa en 8 pasos

849

Si alguna vez te has planteado tener tu propio negocio, sabrás que, en España, los trámites burocráticos pueden suponer una tediosa carga. Mientras que, en países como Reino Unido es posible crear una sociedad en sólo tres horas, en España, cumplimentar, enviar y compulsar todo el papeleo nos puede llevar más de un mes.

Sin embargo, aunque la tarea de crear una empresa pueda ser engorrosa, no resulta imposible, ni complejo. Iniciar un negocio propio requiere dedicación, esfuerzo, tiempo y altas dosis de paciencia. Los ocho pasos que relataremos a continuación, nos podrán servir como guía para conseguir nuestro objetivo:

1- Desarrollar una idea y elaborar un plan de negocio.
El primer paso para crear una empresa es concebir una idea. Parece fácil, pero quizá sea uno de los conceptos más importantes que tenemos que asimilar. Esta idea ha de ser la llave que nos permita obtener beneficios. La viabilidad económica es una condición primordial en el posterior desarrollo de nuestra idea inicial. Para ello, es recomendable que hagamos un plan de negocio y un estudio de mercado. Observar las necesidades de los consumidores y las características de nuestros competidores potenciales, a la vez que definimos de qué recursos y capital disponemos, nos ayudará a definir mejor nuestro modelo de negocio.

2- Buscar ayuda o financiación.
En ocasiones, la capacidad económica puede ser un lastre para el correcto desarrollo de un nuevo negocio. Si no es posible autofinanciarse o el capital del que disponemos no es suficiente, es recomendable buscar inversores o socios que puedan aportar trabajo y capital a la empresa. Pero, aunque los recursos materiales son importantes, existen intangibles como la experiencia en la gestión que nos pueden ayudar en la creación de nuestro propio negocio. Instituciones como las aceleradoras de empresas son prueba de ello. Este tipo de organizaciones promueven e impulsan el desarrollo de nuevos negocios mediante la formación intensiva de los emprendedores o futuros empresarios. Además, las aceleradoras permiten conseguir valiosos contactos y financian a las empresas en desarrollo a cambio de acciones o participaciones en la sociedad mercantil.

3- Elegir la forma jurídica y la actividad de la sociedad que queremos crear.
Tras tener definida la idea y haber trazado un plan de negocio, el siguiente paso es elegir qué forma jurídica nos vendrá mejor para nuestro negocio. El capital inicial necesario para constituir una sociedad limitada (SL) son 3.000 euros. También podemos recurrir a otras formas jurídicas como las sociedades laborales, las cooperativas, o las sociedades de responsabilidad limitada. En caso de disponer de más de 60.102 euros de capital inicial, podremos constituir una sociedad anónima, incluso, si nuestra empresa sólo tiene un socio.

Otro aspecto que debemos tener bien definido es la actividad a la que nos queremos dedicar. Por ejemplo, dentro del sector del comercio podemos enfocarnos a la distribución, a la venta o a la producción.

4- Registrar el nombre o la marca de nuestro negocio.
Hay empresas cuya marca se ha convertido en un activo más. La imagen corporativa (o la ausencia de esta) es un aspecto esencial para diferenciarnos de nuestra competencia. Por ello, debemos comprobar que el nombre que le ponemos a nuestra sociedad no está siendo utilizado y pagar el impuesto correspondiente para poder registrarlo. En muchos casos, el nombre de la sociedad no coincide con el nombre del producto o servicio que esta ofrece. Por ello, es recomendable registrar la marca comercial de nuestros productos en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).

5- Ingresar el capital inicial.
Como hemos indicado en el punto tres, la elección de la forma jurídica definirá el capital inicial que debemos aportar por ley. Debemos realizar dicho ingreso y abrir una cuenta a nombre de nuestra sociedad.

6- Redactar unos Estatutos Sociales y hacer la escritura pública de nuestra sociedad.
Otro de los pasos a seguir es redactar, ante notario y con la presencia y consentimiento de todos los socios, unos Estatutos Sociales. Este documento constará de una serie de normas de funcionamiento de la sociedad y que serán complementarias a la legislación general vigente.

7- Trámites con Hacienda.
La Agencia Tributaria acapara gran parte de los trámites que hemos de cumplimentar para crear una empresa. Darse de alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) es uno de ellos. A continuación, debemos solicitar nuestro Código de Identificación Fiscal y firmar una declaración censal que acredite la existencia de la sociedad ante la Agencia Tributaria.

8- Inscripción en el registro mercantil.
Una vez finalizados los trámites con Hacienda y obtenido nuestro CIF, podremos inscribirnos en el Registro Mercantil, donde nos darán un certificado en el que conste que no existe ninguna otra sociedad que opere con el mismo nombre y en la misma actividad.

Una vez resueltos todos estos trámites, podremos iniciar nuestra actividad económica y centrarnos en el funcionamiento de nuestra empresa.


Article Tags: · · ·

Comments are closed.