Trabajar en la Oficina Europea de Patentes

Trabajar en la Oficina Europea de Patentes

223

Trabajar en la Oficina Europea de Patentes

 

Para quienes todavía no la conozcan en profundidad, la Oficina Europea de Patentes (EPO, por sus siglas en inglés) es una institución que se encarga de ofrecer patentes a todas las compañías que forman parte de la Unión Europea, como se exige en el Convenio sobre la Patente Europea, también conocido como Convenio de Múnich.

En dicho Convenio, firmado en 1973, se estableció que para conceder patentes a las empresas pertenecientes a los miembros iniciales de ese Convenio (y sus diferentes ampliaciones llevadas a cabo, gracias a la creación de la Unión Europea) debía ser la Oficina Europea de Patentes la que tomara esas decisiones administrativas.

Una vez que se concede una patente, esta tiene funcionalidad a escala internacional entre todos los países pertenecientes a la Unión Europea.

Visto lo anterior, retomemos ahora el tema inicial de este artículo: ¿es posible trabajar como ingeniero dentro de la Oficina Europea de Patentes? Probablemente sea más sencillo de lo que puedes llegar a imaginarte.

La Oficina Europea de Patentes dispone de ofertas de empleo para futuros examinadores, puestos en distintos departamentos de la organización y ofrece oportunidades para becarios que busquen desarrollar sus primeras experiencias laborales en una entidad de referencia dentro de la Administración de la Unión Europea.

Algunos de los puestos más demandados en sedes como la de Múnich, Berlín o La Haya, por citar tres ejemplos, son los de ingeniero mecánico, examinadores en polímeros, examinadores e investigadores de vehículos, de tecnología eléctrica, de sistemas electrónicos, etc.

Trabajar en la Oficina Europea de Patentes ofrece numerosos beneficios y ventajas: un aumento de salario para los trabajadores que procedan de otro país, ayudas para los profesionales que se muden junto con sus familias, ayudas para la educación de los hijos, seguro médico, plan de pensiones y facilidades para que los nuevos empleados se sientan como en su casa.

Por ello, lo primero y único que tienes que tener claro es que debes saber hablar inglés con fluidez y tener unos conocimientos amplios del sector sobre el que quieres enfocarte. Además del inglés, es muy recomendable tener fluidez en alemán, ya que gran parte de la actividad de esta oficina europea se desarrolla en Alemania.

Así que, si te interesa trabajar en este organismo de gran importancia dentro de Europa, puedes ir consultando las diferentes candidaturas de empleo que se publican periódicamente en su página web, en la que se especifican los requisitos necesarios para optar a cada puesto.

Sin lugar a dudas, la Oficina Europea de Patentes puede ser un gran destino laboral para los ingenieros.


Article Tags:

Comments are closed.